16.03.2018

Cuáles son las principales averías en viajes largos?

Se acerca Semana Santa y mucha gente cogerá el coche para disfrutar del puente. Si eres uno de los afortunados, debes tener en cuenta que durante los viajes largos en coche hay más posibilidades de que el coche nos deje tirados en mitad de la carretera. Por ello, esta semana queremos explicaros cuáles son las principales averías en los viajes largos y qué partes del coche debemos revisar antes de emprender nuestras tan merecidas vacaciones.

¿Cuáles son las principales averías?

Aunque el coche puede estropearse por múltiples motivos, muchas de las averías de los vehículos están provocadas por error del propio conductor, por ejemplo, otras muchas son debidas por un fallo en el vehículo. Existen algunas averías más comunes que otras, y según la nueva edición del Barómetro de Averías referente a 2017 del RACE, estas son el top ten de las averías más habituales en carretera en España: 
 
  1. Batería    
  2. Neumáticos        
  3. Accidentes tráfico
  4. Motor 
  5. Bomba inyección diésel
  6. Alternador
  7. Motor de arranque
  8. Discos de embrague
  9. Cable de embrague
  10. Cambio de marchas 

Según este barómetro, el aumento de estas averías en carretera se debe a la falta de mantenimiento de los vehículos, a lo que se suma el incremento de la edad media del parque automovilístico. Asimismo, el mal estado de algunas carreteras y la falta de inversión en infraestructuras también afectan a la vida útil de muchos de los elementos del coche. 

Con este vídeo podremos distinguir las averías por su sonido:
 



¿Qué debemos revisar antes emprender un viaje largo?

Ahora que conocemos las principales averías en carreteras debemos saber cuáles son las partes del coche que pueden causar estos problemas y revisarlas antes de emprender un viaje largo.

- Los neumáticos. Es muy importante comprobar las cuatro ruedas antes de hacer un viaje largo. Observaremos:
 
  1. Que no presentan cortes ni abolladuras.
  2. Que las líneas y marcas de las ruedas se siguen distinguiendo y que no hay señales importantes de desgaste.
  3. Que tienen la presión correcta. Debemos tener en cuenta que en la mayoría de los casos haremos los desplazamientos con más carga de lo habitual, por ello, miraremos en el libro de mantenimiento del vehículo las presiones recomendadas para viajar con carga.

Además, nunca debemos olvidar la rueda de repuesto. Hay que comprobar su estado y su presión, equiparándola siempre a la presión más alta de las ruedas que tengamos montadas. De esta forma si pinchamos, podremos colocarla con una presión correcta.

 - El motor. Debemos comprobar todos los niveles de los líquidos  (aceite, líquido de frenos…) y que éstos se encuentren dentro de los parámetros recomendados.
Siempre debemos confirmar que no hay fugas en el motor, mirando si vemos alguna zona húmeda o marcas en el suelo donde hemos aparcado.

Por último, miraremos los kilómetros de nuestro coche, y si se encuentran cerca de la cifra recomendada para realizar el próximo mantenimiento periódico del vehículo, sería aconsejable acudir al taller antes de salir de viaje.

- Comprobar la visibilidad. En carretera es tan importante que podamos ver como que seamos vistos por los demás conductores. Por ello, revisaremos que todas las luces nos funcionan correctamente y limpiaremos en profundidad las zonas donde se proyectan las luces, por ejemplo, los faros.

Asimismo, debemos ver correctamente, comprobar los parabrisas, que no tengan desperfectos y si los tienen, aunque sean pequeños, es recomendable repararlos o cambiarlos.

- Los frenos. Es fundamental revisarlos antes de salir de viaje, pero es una comprobación difícil para que la hagamos nosotros mismos, y por ello, deberemos  acudir al taller. Allí verán si el grosor de las pastillas de freno es suficiente todavía así como el estado de los amortiguadores.
 
No estropees tus vacaciones por no revisar el coche antes de salir. Acude a tu taller de confianza: