16.03.2018

Conducir con viento: Consejos de seguridad al volante

Cuando pensamos en condiciones climatológicas adversas para conducir pensamos en la lluvia, la nieve y la niebla y aunque es verdad que tenemos que tomar precauciones al conducir con hielo y al conducir con lluvia, conducir con viento puede ser también muy peligroso y el modo de conducir es totalmente diferente. Por ello, toma nota de estos consejos de seguridad al volante si vas a coger el coche con viento.

¿Cómo debemos actuar si hay viento?

Reduce la velocidad. Es lo más importante, venga de donde venga el viento debemos hacerlo, ya que la velocidad y el viento pueden hacer que el automóvil se desvíe, al disminuir la velocidad el propio peso del vehículo, hará que se agarre mejor a la carretera.

Utiliza marchas cortas. Ya que facilitarán la respuesta del motor si fuera necesario, es decir, utiliza un régimen alto de revoluciones en el motor para mantener de forma más sencilla la trayectoria de tu coche.

Conduce por el centro del carril. Siempre que haya viento fíjate en que estás conduciendo por el centro del carril, si estás en uno de los extremos, una ráfaga inesperada puede hacer que invadas el carril contrario o que el coche termine en la cuneta.

Intenta adelantar lo menos posible y cuando lo hagas, siempre con precaución. Los adelantamientos son una de las maniobras más peligrosas al conducir con viento. Si es imprescindible trata de prestar atención a:

- Si el viento sopla por el lado derecho y vas a adelantar ten en cuenta que tu coche se acercará al otro coche, como si te absorbiera.

- Si sopla por el lado izquierdo, al superar al vehículo te encontrarás con el efecto inverso, tu vehículo será empujado hacia el carril derecho.

- Por último, ten precaución si vas a adelantar a un cambión, ya que si lo hacemos con una diferencia de velocidad elevada, notaremos repentinamente la falta de viento, causando una desestabilización, un cambio en la trayectoria, o como si el camión nos absorbiera.

Las manos firmes en el volante. Cógelo con fuerza con las dos manos, ya que será más sencillo corregir o mantener la trayectoria dentro del carril.

¿A qué debo prestar atención al conducir con viento?

La primera recomendación que te hacemos es que detectes la dirección y fuerza con la que sopla el viento. De este modo, podrás reaccionar y actuar en consecuencia. Eso sí, nunca te confíes, ya que puede tratarse de un viento que vaya por rachas y en cualquier momento puede soplar por otro sitio. ¿Cómo saber la dirección del viento? Fijándonos en el movimiento de las ramas de los árboles o en algunos sitios habrá mangas de viento, que indican la dirección del viento y puedes apreciar su intensidad.

Cuidado con  los objetos voladores. Cuando hay mucho viendo pueden producirse caída de árboles u objetos movidos por el viento que pueden afectar a tu conducción, ya sea porque se choquen contra el coche o porque reduzcan la visibilidad (por ejemplo, una bolsa de plástico).

Precaución al pasar un túnel. Al entrar en un túnel el viento parará, pero al salir de éste regresará el viento, esta vez con una dirección desconocida y una intensidad distinta que la que había al entrar en el túnel.

Cuidado con la carretera. Aunque no llueva, debes tener en cuenta que el asfalto puede estar resbaladizo por la acumulación de hojas que ha arrastrado el viento.

¿Cómo debemos preparar nuestro coche si hay viento?

Además de saber cómo reaccionar al conducir con viento, es importante saber si tenemos nuestro coche preparado para estos cambios climáticos, por eso, nunca deberemos olvidarnos del mantenimiento.

Es importante que comprobemos los neumáticos en un taller de confianza, ya que son básicos en la seguridad vial y si el neumático carece de dibujo, o no tiene la presión adecuada hará mucho más peligroso conducir con viento.

Ten todos estos tips en cuenta a la hora de coger tu coche, especialmente durante estos días, porque ya sabes lo que se dice: Marzo ventoso y abril lluvioso…